Era imposible imaginar mayor expectación en la gran final de la Clash Royale Nations Cup. El Teatro Guimerá emanaba pasión durante la salida de las dos selecciones contendientes: Brasil y Venezuela. Ambos conjuntos latinoamericanos se disputarían la corona del Clash Royale internacional en un escenario inmejorable para la ocasión.

Todos los asistentes al teatro tinerfeño vitorearon a los 14 jugadores implicados en el partido más importante del año en el juego de Supercell. La tensión era máxima, y el escenario imponía como nunca para cada jugador que procediese a colocarse sobre el atril.

Asuchini y RaiderTm02 fueron los encargados de romper el hielo de la gran final. Por suerte para Brasil, su jugador llegó con un ímpetu abrumador y venció al venezolano en un rápido set. Los nervios y las imprecisiones condenaron a Raider.

Surgical TS, por su parte, colocó el 2-0 en el marcador global, aunque vio peligrar su imbatibilidad ante un correoso Ali. De hecho, el brasileño perdió el primer partido y se vio obligado a remontar para que su condición de invicto permaneciese en pie. Y lo consiguió. Surgical TS acabaría el campeonato como el único jugador que no cedió ni un solo set, lo que, además, le coronaría como mejor jugador de la competición a posteriori.

Venezuela se quedó sin margen de error tras este segundo set, pero xPedro15 era su garantía para prolongar la final. El jugador de la selección vinotinto destrozó a Wen y sus morteros para que su equipo se apuntase el primer tanto, aunque Victor hizo saltar las alarmas. El brasileño sobrepasó a Tru Fast, un duro rival de imponentes destellos (dejó un predict con Verdugo para el recuerdo) que estuvo muy cerca de empatar la serie.

De este modo, Brasil solo necesitaba un triunfo más para alzar el ansiado trofeo. Renan Cava, bajo cierta seguridad, contra Fusgo, al borde del precipicio. El venezolano, sin embargo, solventó la crítica situación con una demostración de templanza que provocó el 3-2.

Aun así, Osledy Chaco debía repetir la hazaña de su compañero para forzar el set de campeones. Sin embargo, King Joao se postraba ante él con un semblante que transmitía una convicción y una seguridad intimidantes. Osledy achacó la presión de tan crucial momento y el brasileño no mostró piedad alguna. Brasil levantaría la copa.

Así fue, y así lo vivimos. La canarinha repitió corona en el campeonato mundial y levantó el tótem de la CR Nations con una efusividad que traspasó el Teatro Guimera. Tenerife vibró con la celebración del conjunto brasileño, que ofreció una actuación en la Fase Fuego para la posteridad.

El tótem de la CR Nations, por lo tanto, viaja a Brasil mientras espera a un próximo aspirante que trate de apropiarse de él.

Francia, tercera en discordia

Justo antes de la gran final, Francia e Italia disputaron el enfrentamiento por el tercer y cuarto puesto. La seleción gala y la italiana acudían con el honor herido, pero con las ganas de demostrar su potencial y abandonar Tenerife con satisfacción en su conciencia.

Finalmente, el conjunto francés fue el afortunado en alzarse como tercer clasificado de la CR Nations Cup, con un resultado final de 4-2 que les permitió olvidar, en parte, la amarga semifinal contra Venezuela. Matt, GuaNeK y los demás no pudieron hacer frente al conjunto liderado por Loupanji y Azilys. Paul, el gran desaparecido en la semifinal, resurgió en este partido que precedió a la gran cita del Clash Royale mundial.

Adrián Romero - @RiffsRomero